abril 25
min read min read

Aprendizaje Informal, Social y Experiencial

Introducción

Los pilares ideales en los que nos basamos para construir nuestros programas de aprendizaje son los siguientes:

  • Tema y metodología.
  • Contenido completado por el participante. Aprendizaje informal.
  • Conversación. Aprendizaje social.
  • Actividades. Aprendizaje experiencial.

Tema y Métodología

Tras un proceso de detección de necesidades (por ejemplo, necesidad de mejorar las habilidades directivas de los mandos intermedios), la aparición de un tema estratégico clave (diversidad, igualdad, ciberseguridad), o la necesidad de cumplir con determinada legislación (por ejemplo, MiFID II en el sector bancario) tenemos que desarrollar un programa formativo.

Ya sabemos el qué, pero ahora hay que decidir el cómo lo haremos. Si la elección es realizar la acción formativa o de sensibilización mediante elearning o blended learning entonces este breve post te podrá ayudar a definir un programa utilizando aprendizaje informal, aprendizaje social y aprendizaje experiencial.

Contenido Completado por el Participante

¿Qué estructura vamos a aportar al contenido? Por estructura nos referimos a cómo lo vamos a organizar, en módulos o subtemáticas que contienen los objetos de aprendizaje o bien en un formato continuo, sin diferenciación de capítulos, lecciones o módulos.

En cualquiera de los dos casos tendremos que desarrollar o encontrar el contenido, de dos maneras:

  • Creándolo a partir del conocimiento en bruto. Videos, animaciones, infografías, lecturas, escenarios, …
  • Curándolo utilizando Internet, catálogos de proveedores de contenidos u otras fuentes.

Pero también tendremos como objetivo que los participantes aporten contenido relevante y que complete el contenido didáctico original del curso. El reto es que los alumnos comprendan que los objetos de aprendizaje planteados por el tutor o coordinador, son sólo una parte del curso, y que el curso se completa con los recursos formativos que aportan los alumnos. Los alumnos y los tutores serán los que mediante sus votaciones y participación irán indicando si el contenido publicado por sus compañer@s es relevante o no.

Los alumnos deberán tener una orientación al comienzo del programa acerca de que sus aportaciones son esperadas y necesarias e incluso se puede orientar con ejemplos e ideas acerca de cómo curar contenido de calidad y relevante. Los alumnos tendrán que desarrollar habilidades de búsqueda y selección de contenido relevante.

Nuestro método ideal consiste en publicar un recurso de aprendizaje o dos como máximo por cada semana de duración de un programa y normalmente serán contenidos microlearning. Observamos formas de actuar semejantes entre nuestros partner de consultoría de recursos humanos.

Conversación

Al igual que comentábamos anteriormente que los objetos editoriales son sólo una parte del curso, ahora afirmamos que, es nuestra creencia, que el contenido es una excusa para fomentar la conversación y la discusión. Y esta creencia fue la que hizo que creáramos una plataforma que es una mezcla de herramienta de aprendizaje y plataforma colaborativa.

La posibilidad de conversación y los objetos de aprendizaje están separados en la mayoría de plataformas de elearning; típico botón “ir al foro” Nadie va al foro. Es un error, el usuario nunca hace clic en las llamadas a la acción de ve al foro. La forma ya habitual de interactuar a partir de un contenido es la forma que tanto Facebook como Youtube o Instagram, entre otros, han transmitido a los usuarios, comentar y conversar a partir de un contenido. (En el caso de la capacitación, un video, un interactivo, una lectura, una infografía, una reflexión, …)

Actividades

Actividades a desarrollar tanto online como offline, tanto a nivel individual o en equipo, actividades para compartir el resultado con el resto de participantes o para compartir el resultado con el tutor o coordinadores del programa.

O actividades orientadas a la reflexión personal. Actividades que pueden ser realizadas durante el curso, y así conectar con las habilidades de búsqueda que comentábamos en el primer punto, o actividades a ser ejecutadas en el puesto de trabajo, en el día a día.

Por ejemplo, imaginemos que estamos impartiendo un programa formativo sobre un producto concreto. Explicamos a los alumnos lo que es el análisis DAFO. Podemos entregarles una plantilla y encargarles que publiquen su análisis (sobre algún producto, proceso o servicio real en el que estén involucrados) y lo compartan con el resto de participantes.

Como siempre, escribimos nuestros post desde la experiencia. Ante cualquier duda, sugerencia y/o comentario por favor contactanos.

Pablo Navarro (CEO @jvsp)

SHARE ON